Ensayo Inmoral sobre la Moral

7 comentarios
18 septiembre 2010

La moral tal vez sea de las conceptualizaciones más generales que realiza el ser humano, es interpretada muy superficialmente y luego cada cual continúa con su vida. Es decir, la persona piensa que posee “buena moral”, que sus actos son correctos y demás, pero no sabe a qué se está refiriendo concretamente cuando hace utilización de “su moral” en la vida cotidiana. Qué es correcto y qué no.
Pongamos un poco de orden y partamos de la base de que no existe “La Moral”, sino un conjunto de moralidades distintas esparcidas por el mundo bajo el patrocinio de distintas culturas, religiones, sociedades, etc. Cada sociedad posee su moral, y en este sentido puede entenderse como un pacto social.

Humor gráfico Dios y Diablo
Humor del genial Alberto Montt
Ahora, vamos a hacerla fácil y veamos un cliché: La moral Nazi. Sin duda es una moral, con sus pactos y códigos. Éste tipo de moral se basa en pertenecer a una supuesta raza superior de elite (aria), odiando, exterminando y humillando lo distinto. Otras razas, credos, religiones, posturas sexuales y políticas, etc.
Pues bien, ¿quién debería o sería capaz de juzgar ese tipo de moral Nazi? ¿Desde qué punto de vista podría uno decir que esa moral está bien o mal?
Seguramente en la Alemania de post-guerra (la primera) venía conformandose cierto germen de moral nazi, pues de otro modo jamás podría haberse concebido. Vale decir, la sociedad estaba absolutamente preparada para cargar con esa moral. De repulsión al otro, distinto.
Y en teoría, esa moral es tan válida como cualquier otra, como la moral del judío o del cristiano o del budista o del vegetariano o del carnicero de la esquina de mi casa. Pero en la práctica choca con otras morales. Son tan distintas en sus bases que pueden llevar a fáciles confrontaciones, de hecho, basta ver qué ocurre en oriente medio entre Israel y Palestina para que se entienda el nivel de hipocresía inherente a toda moralidad.
No seamos reduccionistas ahora y dejar todo en manos de creencias políticas y religiosas, ya que son estas mismas creencias (y entre otras) las formadoras de moral en una sociedad. La ideología muere con el fanatismo y la moral es producto directo de las creencias. La moral, en este caso, es retribución a la creencia fanática.
¿Pero quién soy yo "¡Oh, inmoral!" para juzgar la moral?

Y esta es tal vez la gran ironía, la moral busca decidir qué es correcto, pero no hay una forma correcta para decidir cuál es la moral correcta.
Es fácil, desde ya, apuntar con el dedo y decidir qué está bien y qué mal, pero siempre será a nivel subjetivo. Y porque entre otras cosas es imposible que la moral de todos los individuos de una misma sociedad coincida (piénsese en la postura que toman unos y otros frente a la homosexualidad, los extranjeros, etc.)

Aún hay más por decir, pero lo dejo para la próxima.


7 Comentarios

Ha decir, me parece inmaculado el chiste de la imagen, una capacidad de observación asombrosa.

Por otro lado, Emiliano, capto muy bien lo que decís respecto de la moral. Está claro que se forma entre sociedades y establece conductas que van a depender de quienes estén formadas. Ahora bien, definir que está bien y que está mal es cargarle a esta moral demasiado como para justificarse por sí misma. Creo que muchas veces bajo esa "moral" se hacen actos que no tienen explicación, ya sea bueno o malo. Coincido en que es una palabra utilizada como "cajón de sastre", o "comodín" y encierra muchos sentidos dentro de ella.
Pero mi posición, según lo comentado, me asegura creer en la moral, pero descreer en el mal uso de ella.

Me has pensar , estimado, raro en mi, jaja.

Un abrazo.

 18 de septiembre de 2010, 13:42

Jaja, tranquilo, a todos de vez en cuando se nos da por ponernos a pensar y te aseguro que a veces me pasa... jajaja

El chiste gráfico, tal cual, es inmaculado, es un genio Montt en humor gráfico, de vez en cuando utilizo alguna de sus viñetas, me parece excelente en todo sentido.

Lo que muy bien decís es entre tantas otras muchas cosas, una de las dificultades de la moral, se la bastardea mucho, tratando de que actos en nombre de la moral se justifiquen por sí mismos. Tal cual, es un gran "comodín".
Es un tema muy complejo, por eso está bueno escribir sobre estas cosas, hay un inmenso abanico de respuestas e interpretaciones.
Y entiendo tu postura.

Tengo que decirte además que tengo para algunos post más sobre este tema (fue un día inspirador XD)
Ya veremos si nos ponemos de acuerdo con lo demás... O no... :P

Un abrazo.

 18 de septiembre de 2010, 20:53

entre el limite del bien y el limite del mal...

por supuesto que tiene mucho que ver con la sociedad, con la cultura... de una manera u otra es ella quien nos impone los límites del bien y los límites del mal...
pero la gran pregunta es.. ¿Qué es el bien? ¿Qué es hacer el mal? a ver, en grandes rasgos todos podríamos responder, pero... lo importante y lo que nos hace diferentes es en esas situaciones ambigüas...


Besos.

 19 de septiembre de 2010, 19:18

Luna!
Claro que sí, es la sociedad la que nos impone esos límites, pero no están bien marcados, salvo por leyes y alguna otra cosa. Pero en general no hay forma de establecer cuáles son esos límites, es decir, nadie podría decir: "estos son los límites de lo que está bien o está mal"
Por tanto sí, tal cual, opino igual que vos, es cómo establecemos el bien y el mal lo que nos hace como somos (me estoy refiriendo a nivel individual) Es decir, al adoptar una postura vamos formando nuestro caracter...

Besos!!!

 20 de septiembre de 2010, 13:34

Jajajaja, y otra vez el gran Emiliano nos hace pensar para nuestros adentros.

La verdad es que coincido contigo y en lo que han dicho arriba. No sabemos qué es el bien y el mal, es algo que nosotros mismos nos hemos impuesto, y a partir de ahí juzgamos moralmente. De ahí que pensemos que nuestro juicio sea el correcto, el único a seguir, y no tenemos en cuenta que no todas las personas tienen esa misma perspectiva, ese mismo punto de vista.

Y las sociedades (en general) han hecho mucho daño en cuanto a esa ¿paradoja? interior. Por cierto, me añado en lo de que la palabra "moral" en sí, es muy abstracta. Y mucha gente la utiliza a la ligera.

Para acabar, me ha encantado la frase del final, como bien nos tienes acostumbrados xD: "la gran ironía, la moral busca decidir qué es correcto, pero no hay una forma correcta para decidir cuál es la moral correcta". Totalmente cierto.

Un abrazo amigo, que vaya bien, y ahroa voy a leer la continuación!

 20 de septiembre de 2010, 16:55

Jajaja también hago pensar para ajuera... jajaja

Claro que sí, es demasiado complejo... No es tan fácil delimitar qué es el bien y qué es el mal. No importa de qué cultura o sociedad hayas mamado. No se puede andar ciego por la vida, o mejor dicho, mirando solo con tus ojos. Está muy bien tomar una postura... Pero con cuidado, no hay dioses ni arriba ni acá abajo.
Las sociedades son como son, tienen tanto bueno como tanto malo. Y eso es porque las estoy categorizando desde mi postura. Lo que lleva siempre a contradecirnos, porque queremos ponerle etiquetas a las cosas y nunca vamos a poder. Son etiquetas transparentes, evanescentes, perecederas, etc.
En fin, me encanta tocar temas con tanta incertidumbre... jaja

En cuanto a la frase, qué puedo decir, me encanta jugar con las palabras y rozar de vez en cuando la redundancia... XD

Me encanta encontrarme con tus comentarios ;)
Abrazo!

 21 de septiembre de 2010, 5:40

Ya ha llegado la saga sobre los ensayos de la moral, estaré leyendo en profundidad tus entradas y debatimos tranquilos.
Un abrazo.

 22 de septiembre de 2010, 21:17
Publicar un comentario

Cualquier cosa que tengas para decir vale...
Aunque cualquier tipo de SPAM descarado será eliminado inmediatamente.